Aprovechar la caída de las criptomonedas

La adopción y uso de las criptomonedas en Latinoamérica está experimentando un crecimiento sostenido y acelerado, como lo señalan la mayoría de los analistas, expertos, instituciones financieras y agencias internacionales que hacen seguimiento a la economía de la región. La percepción generalizada es que las criptomonedas van dejando de ser una clase de activo de uso exclusivo para una minoría de inversionistas y se están convirtiendo en un amplio mercado que está cada vez más al alcance de toda la población, especialmente de los nuevos usuarios del sistema financiero.

Esto es coherente con lo que muestran los últimos estudios conocidos, como “El fenómeno Crypto: actitudes y usos del consumidor” realizado por Visa en el año 2021, en el cual se destaca que el nivel de conocimiento de las criptomonedas en los mercados emergentes de América Latina alcanza el 97 % y más del 30 % de los usuarios ha realizado transacciones con monedas digitales.

Igualmente, el “New Payments Index 2022 de Mastercard” señala que el 51 % de los latinoamericanos efectuó al menos una transacción con criptomonedas y el 39 % realizó una compra con stablecoins el año pasado, mientras que el 10 % de las PyMes ya admite criptomonedas en Latinoamérica y otro 15 % se prepara para hacerlo por la alta demanda de los consumidores, al tanto que el 77 % de los encuestados estaría dispuesto a usarlas si dispusiera de más información.

La pandemia y la crisis económica como catalizadores

La aparición de la pandemia y la crisis económica que padecen varios países de la región han contribuido fuertemente al rápido crecimiento en el uso de las criptomonedas, por las facilidades y fortalezas que ofrecen frente a las trabas y vulnerabilidades que se presentan con el uso de las monedas fiduciarias, incluyendo el dólar.

Una clara muestra de ello es que las remesas enviadas a los países latinoamericanos se elevaron desde los 100 millones de dólares mensuales, entre octubre y abril de 2020, hasta una cifra cercana a los 400 millones de dólares por mes, entre abril y mayo de 2021, siendo Venezuela, Argentina, Colombia, Brasil, Chile, Perú y México los países con mayor volumen de transacciones en criptomonedas producto de las remesas.

Igualmente, el Índice Global de Adopción de Criptomonedas 2021 de la firma Chainalysis destaca que entre julio de 2020 y junio de 2021 Latinoamérica registró operaciones en monedas digitales por valor de 350.000.000 millones de dólares, lo que representó el 9 % de todas las transacciones globales, ubicando a cuatro países de la región: Venezuela (7), Argentina (10) Colombia (11) y Brasil (14) entre los primeros 20 países del mundo en adopción de criptomonedas.

Un futuro promisor

De acuerdo con este mismo informe, las plataformas P2P son las de mayor participación en el volumen total de transacciones que están formadas por pagos pequeños de menos de 10.000 dólares en criptomonedas, lo que convierte a las casas de cambio peer to peer en las líderes de este proceso.

Es indudable que el crecimiento acelerado del nivel de uso y adopción de las criptomonedas en Latinoamérica ofrece enormes oportunidades para la inmensa mayoría de la población, así como también para los inversores y emprendedores, no solo del mundo digital.

Un dato clave en este sentido es que en un contexto de baja bancarización que apenas el año pasado llegó al 73 % impulsado por la pandemia, la penetración de las criptomonedas ha logrado en todo el continente un promedio del 8 %, el cual puede parecer bajo en comparación al de otras regiones como los Estados Unidos, que se ubica en 16 %, pero no es así cuando se analiza el ritmo de crecimiento, el cual es notablemente superior, pues en algunos países la tasa de adopción de criptomonedas ya alcanza a la mitad, y un ejemplo de ello es que la mayor bolsa de criptomonedas de la región tardó seis años en tener 1 millón de usuarios, 10 meses en sumar el segundo millón, cinco meses para el tercero y solo cuatro meses para alcanzar su cuarto millón de clientes.

Criptomonedas en Latinoamérica ¿Llegaron para quedarse?

Criptomonedas en Latinoamérica

Otro dato muy importante a tener en cuenta es el que un 18 % de los consumidores latinoamericanos que aún no han comprado criptomonedas muestran interés en hacerlo y su principal razón es la protección de sus ahorros en un contexto de elevada inflación, lo que abre un panorama bastante halagador para las stablecoins respaldadas por dólares estadounidenses.

Y no podemos dejar de lado que El Salvador ha dado el primer paso al legalizar el Bitcoin como moneda de curso legal y que Las Bahamas dispone desde el año 2020 del Sand Dollar, una criptomoneda estable con relación al dólar, expedida por su banco central para «promover más acceso inclusivo a los pagos regulados y otros servicios financieros para las comunidades y grupos socioeconómicos sin suficientes servicios bancarios».

No hay duda, el inmediato presente y el futuro se aprecian realmente prometedores para las criptomonedas en Latinoamérica.

Artículos relacionados

Battle Infinity - el próximo éxito del metaverso

Nuestra puntuación

Arranca la preventa de Battle Infinity: el próximo Axie Infinity mejorado
  • Mecánica similar a Axie Infinity pero más transparente
  • Participar es simple: conecta tu wallet Metamask con algo de BNB y listo
  • Preventa completa antes de fecha: 16500 BNB de hard cap
  • Juego P2E diseñado por y para la comunidad crypto india
  • Contrato auditado, equipo bien posicionado
Arranca la preventa de Battle Infinity: el próximo Axie Infinity mejorado
La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido.

Mantente conectado

Súmate a más de 100.000 personas y recibe tu newsletter semanal con los temás más interesantes, noticias y análisis de expertos para mantenerte en la vanguardia