C+Charge (CCHG), el proyecto crypto que busca introducir la tecnología blockchain en la industria de las estaciones de carga para vehículos eléctricos a través de su criptomoneda, informó este 7 de marzo que comenzará a cotizar su token nativo en el intercambio de BitMart a partir del 31 de marzo.

Actualmente, esta iniciativa criptográfica está cursando su etapa seis de preventa con poco más de 2.6 millones de dólares en recaudación y con un token deflacionario que subió su valor recientemente a 0,019 dólares, precio que volverá a crecer a 0,02 dólares en la fase siete.

Ahora, este anuncio, que involucra al intercambio BitMart es el primero de cotización hecho directamente desde la ‘plataforma crypto-sostenible’ que permitirá a los conductores que carguen sus vehículos eléctricos en las estaciones permitidas, obtener créditos de carbono por cara carga a través de la aplicación para teléfonos inteligentes que también pondrá en funcionamiento esta iniciativa.

BitMart, ¿un trampolín para el éxito?

BitMart es un intercambio centralizado de criptomonedas que fue lanzado en marzo de 2018 y que hoy por hoy ocupa el puesto número 20 del mundo por volumen de negociaciones diarias en el listado de Coinmarketcap, dejando atrás a viejos conocidos como Bitrue, Upbit y Binance TR.

Con sede en las Islas Caimán, este exchange llega a más de 9 millones de personas a nivel mundial, ofreciendo sus servicios en 180 países, con más de 700 instrumentos financieros en los que invertir. Pues aquí estará CCHG cotizando a partir del 31 de marzo, momento en el que ya habrá terminado su preventa.

Preventa de C Charge llega a su final

C+Charge ha conseguido acelerar la recaudación de fondos en las últimas semanas, superando ya los 2.6 millones de dólares de inversores que se “han sumado a la misión de democratizar la industria de los créditos de carbono”, apuntan desde la misma plataforma.

El proyecto está llegando al final de la sexta de ocho etapas en su preventa, por lo que solo quedan dos incrementos de valor en la misma. Esto está haciendo que inversores en todo el mundo aceleren el paso para comprar CCHG lo más pronto posible. Y es que así sacarán provecho a corto plazo, recibiendo ganancias nominales antes del 31 de marzo.

El 29 de marzo cierra la octava etapa, momento en el que el token CCHG tendrá un precio de 0,02350 dólares y a partir de ahí comenzará a cotizar en BitMart y otros exchanges aún por anunciar.

“Aquellos que compraron tokens en la primera etapa, cuando el precio de CCHG estaba marcado en 0,01300 dólares, verán su tenencia valorada con una prima del 80 % al final de la preventa, incluso antes de que el token comience a cotizar en BitMart”, explican desde C+Charge.

Agregan así que es bastante probable “que la tasa de ejecución de la venta de tokens aumente a medida que avanza la preventa, por lo que se insta a los posibles compradores a aprovechar los precios más bajos disponibles para aquellos que compran ahora. La etapa seis termina en cinco días”.

C Charge inicia quema de tokens semanal

Desde la semana pasada, C+Charge está intentando sacarle provecho a los tokens que no están siendo asignados etapa tras etapa, por lo que sus creadores decidieron emprender momentos de quema de CCHG. Cabe recordar que cada etapa de preventa dura una semana y que existe un suministro disponible para cada una de ellas, pues los tokens que no se asignan ahora son quemados para ayudar a la economía interna del proyecto.

La primera quema tuvo lugar el 22 de febrero a las 6:10 PM UTC y se retiraron de circulación 35.658.291 de la etapa tres de la preventa. El hash de la transacción se puede ver haciendo clic aquí. La segunda quema, terminó con la existencia de 35.815.716 CCHG pertenecientes a la etapa tres y tuvo lugar el 28 de febrero a las 9:48 PM UTC.

La quema de tokens no vendidos tiene el efecto de aumentar el valor de los CCHG restantes, lo que beneficia a los titulares existentes (…) CCHG tenía un suministro total de 1 mil millones cuando comenzó la preventa a principios de febrero”, explican desde el proyecto.

¿Cómo comprar CCHG?

Sumado a la nueva estrategia de quema de tokens impuesta recientemente, los interesados en comprar CCHG y así formar parte de la naciente y creciente industria de los proyectos green crypto, ahora tienen la posibilidad de comprar esta criptomoneda con Ethereum (ETH).

Esta opción se suma al Binance Coin (BNB), al Tether (USDT) y al dinero fiduciario como alternativas para hacerse con este token, el cual se ha ganado la admiración de algunos jóvenes analistas de la industria blockchain, sobre todo por la seriedad de la propuesta y por sus asociaciones con empresas de alta envergadura, como lo es FlowCarbon.

“El caso de uso de C+Charge como una herramienta para mitigar el impacto del cambio climático al expandir el alcance de los créditos de carbono a los conductores de vehículos eléctricos, significa que seguramente tendrá demanda a medida que la adopción de estos continúa a buen ritmo”, apuntan desde el proyecto.

También es preciso indicar que la preventa de esta iniciativa crypto se diferencia de la gran mayoría de ICOs de este mercado por no obligar a sus compradores a ir por un periodo de concesión de derechos para poder participar. Esto quiere decir que si el inversor desea vender sus CCHG una vez estos comiencen a cotizar en los exchanges, podrá hacerlo desde el primer día.

C Charge crea un “sistema de pagos fluido” para vehículos eléctricos

A través de su asociación con Flowcarbon, los propietarios de vehículos eléctricos podrán ganar créditos de carbono en forma de Goodness Native Token (GNT) cada vez que carguen. Un crédito de carbono permite la emisión de una tonelada de un gas de efecto invernadero.

Por su parte, el token GNT representa un crédito de carbono voluntario verificado, respaldado por las principales firmas de capital de riesgo a16z Crypto y Samsung Next, así como por el administrador de fondos Invesco.

Además, C+Charge proporciona un sistema de pago universal de fácil acceso que no requiere que los administradores de red instalen costosos equipos de puntos de venta; los conductores simplemente usan el token CCHG para pagar de forma rápida y eficaz.

También proporciona a los conductores de vehículos eléctricos una forma de encontrar de manera confiable las estaciones que están en funcionamiento sin problemas, al tiempo que brinda a los administradores de flotas una forma de monitorear y, en algunos casos, solucionar problemas de forma remota con estaciones de pago particulares”, dicen desde la página oficial de C+Charge.

Agregan más adelante que “una característica molesta de la configuración actual es la forma en que cada proveedor de estaciones de carga tiene diferentes formas de medir los pagos: C+Charge también elimina este problema. En el núcleo del ecosistema C+Charge se encuentra una poderosa aplicación para teléfonos inteligentes”. La aplicación realiza un seguimiento de los créditos de carbono acumulados por los usuarios, brinda opciones de pago, encuentra las estaciones de carga más cercanas, calcula los tiempos de espera, permite obtener recompensas en CCHG como parte del programa de reflexión por realizar compras en la aplicación y facilita la conversión de créditos de carbono en negociables NFT.

C Charge impulsa la adopción de vehículos eléctricos

En el whitepaper de C+Charge explican que la forma en que los créditos de carbono están sesgados hacia las grandes empresas está frenando la adopción de vehículos eléctricos y el despliegue de la infraestructura de carga. Las grandes empresas suelen utilizar los créditos de carbono como un impuesto que están dispuestas a pagar para contaminar.

Los ganadores en el sistema actual de créditos de carbono están destinados a ser aquellos que producen o usan bienes que permiten usar menos carbono, pero los conductores de vehículos eléctricos están injustamente excluidos, apuntan.

La industria de créditos de carbono tenía un valor de 760.000 millones de dólares en 2021 y se estima que crecerá a más de 2.4 billones de dólares para 2027. La democratización de la industria beneficiará a los consumidores, las empresas y las organizaciones sin fines de lucro.

C+Charge está aprovechando el poder de la tecnología blockchain para hacer que los pagos entre pares sean fáciles de usar y seguros. Los consumidores obtienen recompensas y los propietarios y gerentes de las estaciones de carga pueden inyectar mayor eficiencia en sus operaciones”, indica el documento.

Mientras tanto, en su último comunicado de prensa, el proyecto crypto expresa que “al ayudar a C+Charge a potenciar la preventa de vehículos eléctricos, los contribuyentes están a la vanguardia de la inversión ambiental, social y de gobernanza en las ganancias que se obtendrán a medida que la humanidad haga la transición a un futuro neutral en carbono”.

Artículos relacionados

C+Charge - Próxima cripto x10 con utilidad real

Nuestra puntuación

logo charge
  • Democratización de los créditos de carbono
  • Incentivando una adopción más amplia de los vehículos eléctricos
  • Casos de uso de la vida real
  • Primera plataforma que permitirá obtener créditos de carbono dentro y fuera de la cadena
logo charge